sábado, 6 de julio de 2013

XII.

Anoche te eche de menos una vez más. Siempre que la casa suena a tus canciones, a copas llenas y ceniceros sucios, me asombro de no verte aquí, en tu sitio de siempre, en el sofá donde ya no te sientas, donde sigues mirando con tus ojos astutos, y un vaso de whisky que nunca sacia tu sed por la vida. Pero no estas. ¿Y a quien vamos a engañar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario